Noticia

Mujeres de fe comparten sus experiencias y vivencias

Cerca de 250 personas fueron edificadas espiritualmente.

Abrazos fraternos de rostros agradecidos, fueron el regalo que recibieron al final del simposio, el domingo anterior, un grupo de mujeres participantes del conversatorio organizado por el Instituto de Religión Campus Quito de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días  

El programa del evento permitió que cada invitada pudiera compartir su experiencia como mujer, madre, esposa, profesional y líder.  También hablaron sobre el impacto del evangelio de jesucristo en sus vidas y la influencia de los principios aprendidos en la Iglesia.

La mesa estuvo compuesta por una hermana adulta soltera, una catedrática e investigadora universitaria, una mujer viuda, una empresaria, y una esposa de un líder eclesiástico.

 

Luego de las presentaciones, el público tuvo la oportunidad de realizar preguntas a las disertantes, lo que enriqueció el evento.  Muchos de los asistentes se sintieron identificados con alguna de las intervenciones y respuestas de las ponentes.

Hombres y mujeres entre los 18 hasta los 30 años pudieron evidenciar como aquellas mujeres han elevado su vida personal a un siguiente nivel, de manera tal, que en su entorno individual, destacan y gozan de la admiración y cariño de quienes las conocen.

Aristóteles Galán organizador del evento manifestó: ¨esperamos haber cumplido el objetivo de  motivar y proporcionar herramientas que ayuden a las mujeres santos de los últimos días a tomar decisiones y el control de los diferentes aspectos de sus vidas¨

Las mujeres santos de los últimos días, como hijas de Dios, poseen un enorme potencial.  Nunca estan solas y siempre cuentan con los recursos y el apoyo necesarios para desarrollar talentos y liderazgo dentro de la Iglesia.  Ellas bendicen la vida de sus familias y de las personas que las rodean.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.